Regreso a Clases

Ya es el regreso a la escuela, lo que usualmente significa tratar de preparar a sus hijos para la escuela comprándoles cosas nuevas. Pero si usted realmente desea que su hijo o hija tenga un año de mucho crecimiento y descubrimiento, intente estos sencillos consejos que pueden ayudarle a mejorar el sueño de su hijo, el enfoque, la capacidad intelectual, el estrés, y mucho más.

  1. Dormir – Establecer una rutina para acostarse

Los niños duermen cada vez menos[1]. Los levantamos más temprano, demasiadas asignaciones y el estrés de los horarios llenos de prácticas y actividades pueden afectar el sueño. El sueño es una de las herramientas más poderosas para mejorar la vida de su hijo. Sus hijos son más felices, sus cerebros funcionan mejor, y tienen menos cortisol cuando duermen bien[2]. El sueño es especialmente importante para los adolescentes. Sus cuerpos están pasando por cambios importantes y por esto tienen que descansar.

¿Qué debes hacer?

  • Crear consistencia – Los estudios demuestran que los niños sin horarios fijos para acostarse tenían más problemas de comportamiento que los niños que tenían una rutina estable a la hora de dormir[3]. Dada la importancia del sueño, establezca una hora de acostarse específica y empiece a aplicarla aproximadamente una semana antes de que empiece la escuela. La Fundación Nacional del Sueño puede recomendar cuánto sueño necesita su hijo según la edad.
  • Limite los dispositivos electrónicos antes de acostarse – La luz azul y blanca de los dispositivos electrónicos suprimen la melatonina, una hormona que le ayuda a conciliar el sueño[4]. Haga que sus hijos se apaguen los equipos electrónicos al menos una hora antes de acostarse, incluyendo la televisión. También puede instalar una aplicación llamada lux en las computadoras de forma gratuita y configurar los teléfonos y las tabletas para el modo nocturno, lo cual filtra la luz azul que suprime la melatonina.
  • Oscurezca el cuarto de su niño y quite los equipos electrónicos – Instale cortinas oscuras en cada dormitorio y quite los equipos electrónicos que emitan cualquier luz que no sea de color roja[5]. Tan sólo la iluminación emitida por el teléfono celular puede interrumpir tu sueño[6]. Mantener los equipos electrónicos fuera de la habitación también impide que sus hijos utilicen la computadora o jueguen después de acostarlos.
  • Suplementos – La manzanilla es un sedante natural que es lo suficientemente suave para los niños. Prepárele a su hijo una taza de té de manzanilla una hora antes de que se valla a la cama. La lavanda es otra gran hierba para dormir porque su aroma tiene efectos sedantes[7]. Trate de usar jabón o loción de lavanda a la hora de acostarse. Y si las hierbas no son lo suficientemente fuertes, consulte con su médico sobre el uso de suplementos de melatonina o de 5-HTP. Según el Hospital Pediátrico de Boston, es “probablemente seguro” para cualquier persona de 3 años o más[8]. Siempre comience con una dosis muy baja. ¡La suplementación con melatonina no se recomienda a largo plazo para niños o adultos!
  1. Alimentación para el cerebro

La alimentación es nuestro combustible y es probablemente el consejo más importante en esta lista. Los cerebros de los niños funcionan mejor con un buen combustible[9]. Comer brócoli es muy bueno, pero no hará mucha diferencia en la energía y la función cognitiva de su hijo, si lo mezclamos con azucares o grasas poco saludables. El azúcar es perjudicial para los niños (y también para los adultos). Provoca un nivel alto de glucosa en la sangre lo que hace que el cuerpo segregue mucha insulina induciendo a que la azúcar baje bruscamente. Eso es malo para cualquiera, pero es aún peor para los jóvenes porque no tienen el control emocional para lidiar con estas altas y bajas de los niveles de glucosa en la sangre. Eso significa hiperactividad seguida de letargo, malhumores y berrinches. Además, el azúcar desordena las hormonas. No es bueno para un niño en crecimiento, e incluso peor para un adolescente.

Mantenga a sus hijos lejos del azúcar y en su lugar que consuma grasas saludables, proteína de buena calidad, y muchos vegetales. Hace una asombrosa diferencia en el aprendizaje y el comportamiento, especialmente si su hijo tiene problemas para prestar atención en la escuela o sufre de cambios de humor[10][11][12].

¿Qué debes hacer?

  • Utilice el lenguaje Popeye: Los niños quieren ser fuertes. Ellos quieren ser Superman. Use a Popeye la próxima vez que tu hijo no quiera comer espinacas, dile que lo hará fuerte, no que es saludable. Explique a sus hijos que una buena dieta los hará superhumanos; les ayudará a mejorar en el fútbol, en el dibujo o en Minecraft, o en cualquier otra cosa en la que se encuentren. Esa galleta hecha con jarabe de maíz de alta fructosa, por otro lado, le quitará su poder. Ese es el lenguaje de los niños. Elija sus adjetivos cuidadosamente. Cómo usted habla sobre los alimentos con sus hijos puede cambiar su voluntad para comerla.
  • Sea firme a la hora de la comida: Si usted hace brócoli para la cena y su hija o hijo dice que no lo comerá, manténgase tranquilo y firme. Diga, “Esto es lo que hay de comida y está bien si no quieres, pero cuando comas, comerás lo que estamos sirviendo”.
  • Haga versiones saludables de comidas familiares: Las investigaciones demuestran que los niños encuentran alimentos familiares más satisfactorios[13]. Usted puede hacer una transición a alimentos más saludables mediante la actualización de los platos clásicos que le encantan a sus hijos. Ejemplo: Cambiar espaguetis por zoodles (calabacines espiralizados) cubierto con un montón de salsa de tomate y albóndigas caseras.
  • Cocina con tus hijos: Varios estudios muestran que los niños son más propensos a comer alimentos nuevos y saludables si juegan un papel en la confección de ellos[14][15]. Hay algo satisfactorio en disfrutar de los frutos de su propio trabajo.
  • Gratitud: Mientras estamos hablando de criar a los niños, aquí hay un consejo que se extiende fuera de la cocina. Practique gratitud con sus hijos. La gratitud cambia tu cerebro en todo tipo de maneras: aumenta la felicidad en general[16], te hace más resistente al estrés, incluso cuando es intenso[17], y contrarresta la depresión, lo que lleva a un mayor sentido de significado en la vida[18]. Ah, y mejora la calidad del sueño[19]. ¿Hijos más felices, más resistentes? Esa es una gran ganancia por un par de minutos de tiempo cada noche.
  1. Estrés

No es sólo para los adultos. Los niños sienten tanto estrés como los adultos. Los adolescentes califican los síntomas emocionales y físicos del estrés en proporciones similares a los adultos, y casi la mitad de los adolescentes encuestados en un estudio dijeron que no creen que están haciendo lo suficiente para controlar su estrés[20].

¿Qué debes hacer?

  • Enseñarle a Respirar – La respiración profunda aumenta el flujo de oxígeno hacia el cerebro y estimula el sistema nervioso parasimpático, que promueve un estado de calma[21]. Los niños pueden usar la respiración profunda para mejorar la concentración, ayudar con la ansiedad y para relajarse antes de acostarse. Pídale a su hijo que se acueste sobre su espalda, cierre los ojos y coloque las manos sobre su vientre. Pídale que tome una respiración lenta y profunda mientras cuenta hasta cuatro (o lo que sea que le resulte cómodo), sostenga la respiración por dos, luego suelte lentamente. Repita durante unos cuantos ciclos. Háganlo juntos si quiere. Esto es bueno para los adultos, también.
  • Aprende a escuchar – ¿Quieres saber cómo se siente tu hijo? Solo pregunta. El objetivo es que sus hijos se expresen, para que se sientan comprendidos y validados. Pregúnteles qué están deseando y de qué están ansiosos. Déjelos saber que incluso si no pueden nombrar una emoción, pueden describir donde en su cuerpo lo sienten. Tu trabajo es estar presente y reflejar lo que oyes. Por ejemplo, si dicen que están nerviosos sobre las pruebas, no lo rechacen diciendo que están seguros de que lo harán bien. En su lugar, validar lo que dijo repitiéndolo de nuevo a ellos: “Parece que estás preocupado por todas las pruebas que tendrás que tomar. ¿Es correcto? “A menudo nuestro primer instinto es arreglar las cosas cuando en realidad puede ser muy poderoso para sus hijos sentir que lo están reconociendo. Explore posibles soluciones sólo después de que se sientan escuchados.
  1. ¿Gérmenes?

Las escuelas crean el ambiente perfecto para enfermarse. Y mientras que los niños no pueden evitar los gérmenes, pueden ser capaces de evitar enfermarse. Si su hijo sigue los pasos anteriores (dormir bien, minimizar el estrés y comer bien), entonces ya están en una ventaja. Éstos son algunos otros consejos para combatir a los gérmenes.

¿Qué debes hacer?

  • Hidratación – Mantenerse adecuadamente hidratado ayudará a los órganos responsables de la desintoxicación a eliminar toxinas y materiales de desecho. Todo esto funciona para mantener su sistema inmunológico fuerte.
  • Vitamina D y aceite de pescado – La vitamina D es crucial para nuestro sistema inmunológico y mejora la respuesta inmune. La combinación de la fuente de vitamina D con aceite de pescado (omega 3) de alta calidad proporciona a su hijo un apoyo inmune adicional[22].
  • Vitamina C – La vitamina C es un potente antioxidante que desempeña un papel protector en el sistema inmunológico. Es una vitamina soluble en agua y eso significa que una vez que se va al baño, la perdemos. ¡Así que es importante reponer! Especialmente durante la temporada de resfriados y gripe.
  1. El recreo hace los niños más inteligentes

Jugar promueve la creatividad, la socialización y el crecimiento de las células cerebrales[23]. Desafortunadamente, el tiempo de juego está en declive y el receso se corta de los horarios escolares y los niños se vuelven más ocupados con actividades extracurriculares.

¿Qué debes hacer?

  • Envíe a sus hijos a jugar afuera cuando lleguen a casa o salgan con ellos. Una vez más, esto también es bueno para los adultos. El juego te mantiene sagaz, y la mayoría de nosotros, jóvenes y adultos, no lo hacemos lo suficiente.
  • Haz que tu hijo se mueva. Una hora de ejercicio al día mejora dramáticamente la atención y hace que su hijo tenga menos probabilidades de distraerse[24]. Interactuar con la naturaleza también aumenta el estado de ánimo y el rendimiento mental[25].

Tenga en cuenta que los niños forman hábitos mediante la observación. ¿Cuál es la mejor manera de animar a su niño a comer bien, apagar los equipos electrónicos y jugar afuera? Hágalo usted, modele para ellos.

 

[1]  http://www.smrv-journal.com/article/S1087-0792(11)00034-7/fulltext

[2] http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/8776790

[3] http://pediatrics.aappublications.org/content/early/2013/10/09/peds.2013-1906

[4] http://www.health.harvard.edu/staying-healthy/blue-light-has-a-dark-side

[5] https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC3499892/

[6] http://www.scientificamerican.com/article/q-a-why-is-blue-light-before-bedtime-bad-for-sleep

[7] http://umm.edu/health/medical/altmed/herb/lavender

[8] https://thriving.childrenshospital.org/melatonin-children-5-things-know/

[9] http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC2805706/

[10] https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/15522161

[11] https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/1945637

[12] https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC3738999/

[13] http://ajcn.nutrition.org/content/94/5/1196.full

[14] http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/27125429

[15] http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/24320723

[16] https://www.health.harvard.edu/healthbeat/giving-thanks-can-make-you-happier

[17] http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/21707160

[18] http://www.sciencedirect.com/science/article/pii/S0092656613000597

[19] http://www.sciencedirect.com/science/article/pii/S0022399908004224

[20] https://www.apa.org/news/press/releases/stress/2013/stress-report.pdf

[21] http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/16624497

[22] https://www.sciencedaily.com/releases/2013/04/130401111545.htm

[23] http://www.uwsp.edu/hphd/Documents/gesell/needForPlay.pdf

[24] https://news.illinois.edu/blog/view/6367/204513

[25] http://www.natureandforesttherapy.org/uploads/8/1/4/4/8144400/nature_improves_mood_and_cognition_in_depressive_patients.pdf

 

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s